El arte de la seducción

Los seres humanos hemos trascendido a la ovulación, ya que las hembras humanas ya no necesitan estar en un momento concreto del ciclo para mantener relaciones sexuales. Los seres humanos mantenemos relaciones en función de otras variables, como la comunicación, respeto, intimidad, cariño…

Y qué os parece el típico: “¿Hola qué tal, estudias o trabajas?”

¿Cuando ponéis en marcha vuestras técnicas de seducción? ¿Qué sabes acerca de tus puntos fuertes? ¿Cuáles son los aspectos a mejorar?

Vamos a comenzar por la primera parte, la seducción es un arte, y como todo arte necesita de mucha práctica para poder considerarse experto. La teoría de las 10.000 horas (Malcolm Gladwell) dice que para llegar al campo de la excelencia, es decir, que hemos de practicar durante 10.000 horas para llegar a considerarnos expertos, eso implica constancia y mucho trabajo duro.

Con 1 hora: Podemos saber lo básico.

Con 10 horas: Tenemos una noción más amplia de los conceptos básicos.

Con 100 horas: Se adquiere un nivel medio.

Con 1.000 horas: Se avanza a ser un especialista.

Con 10.000 horas: Uno puede considerarse maestro en esa habilidad.

Así pues, queda mucho por hacer. Si quieres convertirte en experto en seducción hay varios consejos que es importante conocer:

  • En primer lugar, una persona que seduce, generalmente lo hará desde la base de la seguridad, del autoconocimiento y de una buena gestión emocional. Al fin y al cabo, siendo una persona auténtica.
  • Una persona que sea buena seductora, seduce cuando realmente encuentra alguien interesante en quien fijarse, es decir, no seduce por seducir.
  • No se trata de “ligar más que los demás”, es una cuestión de calidad y no de cantidad.
  • Las personas que son buenas seductoras, son capaces de reconocer las emociones de otras, además de mostrar empatía y asertividad. El amor comienza dentro de la propia persona, si nos queremos y cuidamos de nosotres mismes, es poco probable que tengamos dependencia afectiva, relaciones tóxicas o violencia en nuestras relaciones.

    Si tienes dificultades, y deseas ponerte en contacto con profesionales de la Psicología o de la Sexología, pincha aquí. Si deseas saber más sobre seducción, el equipo de profesionales de SexTo B realiza talleres sobre seducción, sobre el arte de ligar y otras cuestiones, puedes solicitar información a través del correo info@sextob.es o síguenos en redes: FacebookTwitter o Instagram ¡para chequear de todas las novedades! 

    Referencias bibliográficas:

  • Fuente: La teoría de las 10,000 horas para ser experto en algo
    http://www.vivirmejor.org/teoria-10000-horas-para-ser-experto-en-algo

12 tips para ser feliz

Vamos allá…

  1. El príncipe azul no existe. Hay personas maravillosas en este mundo, y personas que no son tan buenas, para saber diferenciar entre ambas, puedes comprobar quién te ayuda cuando lo necesitas, y quién está únicamente en los “buenos momentos”.
  1. Que no te vendan la idea de que eres una princesa desvalida. Guerreras, mujeres guerreras que luchan cada día contra prejuicios, estereotipos y techos de cristal. La pasividad de las princesas Disney no contribuye a un mundo igualitario, y hemos de fomentar
  2. Las niñas no se sientan así, las niñas no escupen, las niñas se sientan con las piernas cerradas… Cuando hablemos de personas, y no de géneros, estaremos en el buen camino hacia una sociedad más justa y equilibrada.
  3. Mánchate. Ensucia tu ropa, dicen que cuanto más sucia llevas la ropa, es porque te lo has pasado mejor. La limpieza y el orden está bien, pero no tienen que gobernar nuestro mundo.
  1. La ropa puede ser cómoda y elegante, cada día más personas se unen a la comodidad de unir chaquetas con deportivas. El color negro puede ser tu mejor aliado.
  1. Siempre encontrarás obstáculos en tu camino, muchas veces de la mano de gente a la que respetas y quieres. No dejes que nadie, ni padre, madre, pareja o amigo te diga que no puedes hacer algo. Sólo tú decides hasta donde llegar.
  2. Hay vida más allá del cuidado. Nos han hecho pensar que las mujeres estamos para cuidar de los demás, como profesoras, enfermeras, doctoras… pero podemos ser científicas, matemáticas, biólogas, veterinarias, astronautas o lo que queramos ser (recordad punto 6).
  3. La moda, la publicidad y los medios de comunicación nos venden la gran mentira de que podemos ser como el 1% de la población (simétricas, bellas y perfectas) cuando ni ese 1% ni tan siquiera luce tan bella como nos enseñan. Las modelos están retocadas, su piel, su contorno, su pelo, está todo retocado, así que no te dejes engañar por una industria que vive de hacer sentir mal a la mayoría de la población, si quieres saber más sobre el tema, pincha aquí (cosificación de la mujer)
  4. No es más feliz quien más tiene, si no el que menos necesita. No necesitas 100 pares de zapatos para ser feliz, ni el último modelito, ni la chaqueta de moda. Apostemos por un sistema que defienda nuestro planeta, que es el que nos da la vida, y con la misma facilidad nos la puede quitar.
  5. Viaja. No importa que sean viajes en tu propia región, que no tengas mucho dinero y que tengas que ir de camping o comer sandwiches. Viaja, descubre y conoce el mundo que te rodea.
  6. Habla con la gente. Por la calle, en el bus, o en el tren. Hablar con gente a veces te puede abrir oportunidades, puedes conocer a grandes personas o compartir momentos especiales. Recuerdo con mucho cariño momentos en los que he tenido un gesto de complicidad con alguien por la calle, aunque no lo haya vuelto a ver.
  7. Sonríe. Bastante cosas malas pasan en la vida para estar amargada. La actitud positiva puede hacer la diferencia.
  8. Sueña a lo grande, y persigue tus sueños. Para llegar a ellos, sólo hay que dividir los sueños en metas realizables, con objetivos alcanzables a corto plazo. ¿Qué es lo que deseas? ¿Estudiar? ¿Bailar? Ve a por ello.

Si tú me dices ven…

¿Lo dejo todo? ¿Acaso así nos han educado, simples borregos que no tienen voluntad?

En el amor, y más concretamente en el sexo, la cuestión no es tanto cantidad sino calidad, por lo que hay que ver si estamos “yendo” porque queremos, por complacer a nuestra pareja, o si estamos perdiendo otras cosas importantes de nuestra vida.

Es importante conocerse, saber lo que se está sintiendo y lo que nuestro cuerpo nos está diciendo. ¿Escuchas a tu cuerpo? ¿Sabes lo que sientes? ¿Puedes ponerle nombre o un color a esas sensaciones? ¿Sabrías decir donde se sitúa tu deseo sexual, en qué parte de tu cuerpo se encuentra?

Quizás es la primera vez que te formulas estas preguntas, no pasa nada si en un primer momento no sabes contestar con exactitud, no te agobies. No nos han enseñado a escuchar a nuestro cuerpo, esto requiere un trabajo consciente y constante por nuestra parte.

Si te conoces, conoces tu cuerpo y tus deseos, es más probable que seas capaz disfrutar de tu propio placer y de leer en las demás personas.

Si tú me dices ven, no lo dejo todo. Si tú me dices ven, puede que vaya o puede que no.

Si tú me dices ven, iré sin dejar nada. Si tú me dices ven, iré, por mi propia voluntad.

Es importante conocerse y cuidarse, para discernir lo que quieres, lo que realmente deseas, y no te “vendan la moto”. Siempre que haya deseo, consentimiento, comunicación, respeto y libertad, si tú me dices ven, yo iré.

Si tú me dices ven, no lo dejo todo. No dejo nada. Si tú me dices ven, quiero ir por mi propia voluntad.

La sexualidad no es una cuestión de cantidad, sino de calidad. Si tienes dudas sobre sexo, sexualidad, erótica, deseo o placer sexual, o si tienes alguna dificultad en tu vida pulsa aquí o visita www.sextob.es

¿Cómo va eso? Tips para ligar

El otro día, volviendo a ver la serie “Friends”, cuando Joey decía su típica frase, recordé que su estilo, aunque vulgar, era muy efectivo en la serie, ¿porqué pensáis que sucede eso?

¿Alguna vez os han preguntado eso de “estudias o trabajas”?

¿Os habéis enamorado locamente de alguien al entraros de esa manera tan poco fina?

¿O más bien habéis sentido la pasión, hormonas o feromonas, contacto visual, y un cuerpo/ ojos/ culo/ nuca/ codo/ pie que os ha puesto mariposas ya sea en el clítoris o en el glande?

Entonces, ¿cual es la manera de ligar más efectiva? ¿Es la manera física o manera emocional? ¿o una combinación de ambas?

Generalmente vemos a una persona, nos fijamos en su cuerpo/ ojos/ culo/ nuca/ codo/ pie o lo que sea, y mantenemos el contacto visual unos momentos. Tras eso miramos en otra dirección. Al rato, volveremos a mirar, tratando de forzar una casualidad mágica y misteriosa, para ofrecer nuestro mejor perfil, e incluso la nuca.

Hasta ese momento, únicamente nuestro sistema límbico, el emocional, es el que ha entrado en juego, tomando decisiones en cuestión de milisegundos.

Y es en ese momento cuando, dependiendo de la respuesta de la otra persona, se pone en marcha el lóbulo frontal que es el encargado de lo racional. Y es ahí cuando comenzamos a darle sentido lógico a las cosas, a racionalizar lo que sucede en cierta medida.

Es posible que haya que tener autoestima, seguridad, confianza y amor del bueno, amor a mí por encima de todas las personas. No podemos esperar que la gente venga de fuera, a darnos lo que no tenemos dentro.

Así que el mejor consejo para ligar es: ¡ámate y conócete!

¿Te ha gustado?

¿Te suena esta frase? Supongo que sí, porque la mayoría de las personas la hemos escuchado en alguna ocasión.

¿En cuantas ocasiones te han preguntado, o has preguntado esas tres palabras? ¿Te trae buenos recuerdos, o malos?

Cada persona tiene sus manías, sus gustos o sus rutinas y en el caso del sexo sucede de igual manera. No hay dos sexualidades iguales, por lo que no encontraremos dos rutinas, manías o gustos iguales. Puede haber similitudes, y este frase es una de ellas.

En esta ocasión nos referimos al sexo, a esa pregunta que se realiza después del acto amatorio, para confirmar lo que ya sospechas, por que de lo contrario, no realizarías la pregunta… ¿O sí?

Cuando algo nos gusta, generalmente repetimos, así pues puede que sea una manera de reforzar las ganas de repetir de la otra persona, recordándole lo bien que lo ha pasado.

Puede que lo preguntemos para aumentar la satisfacción personal, o para compartir ese momento eufórico con la otra persona… ¿habías pensado en ello?

El placer es algo egoísta, es algo que sentimos de manera individual, pero a la vez, se puede compartir con otra persona. Por ejemplo, ver a una persona devorando el helado que le gusta puede resultar muy satisfactorio, y en ese momento disfrutamos con la simple observación.

¿Te gusta que te observen mientras disfrutas? ¿Te gusta observar mientras otra persona disfruta? ¿Ambas cosas?

¿Qué es lo mejor o lo “normal”? Lo mejor o lo “normal” será aquello que tú decidas y que te haga feliz, siempre y cuando se respeten unos valores esenciales, como son el respeto, la libertad, el consentimiento o la legalidad.

Si estás en un momento de preocupación o deseas saber más sobre sexo, sexualidad o erótica puedes pinchar aquí

¡A disfrutar y ser felices!

ConErótica vuelve a la carga

Este fin de semana se celebra en Murcia el II ConErótica que aborda el concepto de erótica transversalmente, y da cabida a la diversidad en el sentido más amplio de la palabra.

Lo organizan ASSEX-Sexualidad Educativa y Edisex, dos asociaciones de educación afectivo sexual. Desde el inicio este evento surge como respuesta al patrón imperante de erótica entendida como sinónimo de excitación sexual o pornografía.

La erótica, es uno de los componentes del Hecho Sexual Humano (HSH), del que forman parte tres componentes: sexo, sexualidad y erótica. El sexo es la parte biológica, la sexualidad es la manera en la que me vivo o me observo como ser sexuado (persona con sexo) y la erótica es la expresión de la sexualidad.

La expresión de la sexualidad no es meramente pornografía y excitación genital. De hecho, en ConErótica se pretende romper con los moldes de la normatividad, y ver que hay mucho más allá de lo que nos venden.

Si te lo perdiste en la edición de 2016, este próximo fin de semana tienes la oportunidad de acudir y ver en directo a Road Ramos, Adiós Nicole y Blonde Poulain. Además puedes encontrar otras muchas actividades como talleres de educación sexual que son  impartidos por Edisex y ASSEX, mercadillo erótico, exposición de ilustración y fotografía erótica, con grandes artistas como Julia Lomo, Miriam Alegría, Nasty Franky, Ultrapervert… entre otros… ¿te lo vas a perder?

Si quieres comprar tu entrada sólo tienes que pinchar aquí

Una oportunidad única e irrepetible, en un ambiente de lujo, para abrir la mente y dejarse llevar… Descubrir, mirar, aprender, bailar, degustar… ¿qué más se puede pedir?

Adiós, kamasutra, adiós…

¿Cuántas veces os han intentado vender que hay que hacer sexo así o asá, de tal manera o de otra? ¿Os ha pasado que os sorprendéis en pleno acto erótico amoroso tratando de llegar a posturas imposibles, que además no suelen incrementar las sensaciones placenteras?

Pues hoy vamos a hablar sobre ello, en el habitual tono entre científico y desenfadado.

Cuando une se hace mayor, comienza a darse cuenta de que no es oro todo lo que reluce, no se trata de conseguir horas de encuentros eróticos, ni de cantidad, sino de calidad. En esto, supongo, estaremos de acuerdo para empezar. Por otro lado, tenemos la cuestión de la meta: el orgasmo.

¿Cuántas veces lo haces a la semana?, ¿cuántos orgasmos consigues?, ¿te tiemblan las piernas, ves estrellitas?, ¿haces tal o cual práctica?

¿Y porqué tanta obsesión con medir, etiquetar y normalizar cada una de las cuestiones relacionadas con el hecho sexual humano? Para empezar, somos seres sexuados desde el momento de nuestra concepción (cuando el espermatozoide se une al óvulo) hasta que morimos. Eso significa que no hay una única sexualidad, ya que según nos desarrollamos y vamos viviendo experiencias, nuestra sexualidad va cambiando.

No hay una única sexualidad, que sea precisa y concretamente “así”. Muchas veces nos llega a consulta algunas cuestiones como “¿soy normal?”, y a menos que te cause dificultad a la hora de vivir tu vida diaria, y siempre que exista consentimiento, respeto, igualdad y libertad, estaremos dentro de la normalidad. La normalidad la marca cada persona, decidiendo como quiere vivir (y repetimos, ya que no nos cansaremos nunca: dentro de una legalidad, con respeto, libertad y consentimiento por ambas partes), ya que es mi cuerpo y mi sexualidad, ¿no debería elegir yo?

Es por ello que hoy queremos decirle adiós al Kamasutra, a todas las imposiciones educativas que nos intentan vender a través de medios de comunicación, tv, en la publicidad, series, películas… La sexualidad es diversa, como el ser humano, las personas mayores tienen sexualidad, las personas con diversidad funcional tienen sexualidad, todas las personas tenemos sexualidad, y no hay dos iguales.

Es por ello que hoy, vamos a decir adiós y dejar atrás las creencias sobre la sexualidad, erótica y sexo que nos han transmitido como “correctas”. El órgano sexual más importante no está entre las piernas, sino entre las orejas.

Secretos del sexo oral

¿Qué es el sexo oral? Cuando escuchamos estas dos palabras, enseguida pensamos en una boca lamiendo, succionando y besando los genitales de otra persona. Pero hoy es otro el tema…

¿Y si llamáramos a la buena comunicación en el sexo, sexo oral?

Podemos cambiar los significados de los conceptos que nos han transmitido desde que tenemos uso de razón, y resignificar las cosas, deconstruir y reconstruir los patrones de la erótica, para que la partitura de la danza con la otra persona, del dulce baile del sexo, sea placentero y creado en cada ocasión por nuestros deseos. No reproducir la misma partitura una y otra vez. No reproducir la misma canción, la misma letra, únicamente porque nos la han enseñado así: a través de la pornografía y de los medios de comunicación, que se dedican a reproducir los estereotipos y roles de género. El cisheteropatriarcado.

No todo es heterosexualidad. No todo es género binario. No todo es el coito. Ni la penetración. Los seres humanos hemos evolucionado, hemos pasado de regirnos por el periodo estro (las hormonas, vaya) a un raciocinio liderado por nuestro lóbulo frontal, que nos hace avanzar hacia un control y gestión emocional.

Hablar con una persona puede resultar muy placentero, y más si esas palabras son eróticas. Y mucho más si esas palabras se acompañan de caricias, abrazos y masajes por TODO el cuerpo. 

¿Y cuál pensáis que es el órgano sexual más importante?

Probablemente estéis pensando en un pene o un clítoris, aunque espero que algunes hayáis pensado en vuestro cerebro. El mejor y más potente órgano sexual es este, precisamente este nuestro cerebro con todas sus circunvalaciones. Nuestro poco valorado cerebro, que es capaz de dárnoslo mucho más placer del que pensamos.

Lo más importante no es tener un cuerpo deseable (todos los cuerpos pueden resultar deseables para alguien, recordemos que somos diversos), lo más importante no es tener muchas relaciones sexuales con penetración, sino disfrutar de cada momento de caricias, besos y abrazos, aprovechando cada centímetro de vuestra piel.

¿Y cuál pensáis que es el segundo órgano sexual más importante? Pues sí, hablando de la piel, ella es la siguiente protagonista. Perder el tiempo buscando puntos o metas concretas, cuando podemos disfrutar con cada terminación nerviosa de nuestro cuerpo, es sencillamente nuestro.

Empoderarnos de nuestro cuerpo, y usar los secretos del sexo oral, es decir, de decirle a nuestra pareja lo que y cuanto nos pone. O las cosas que vamos a hacerle cuando le encontremos. O para decir algo gracioso mientras estamos tocando nuestra melodía. El sexo va más allá de genitales, de juventud o de belleza. 

Somos seres sexuados, desde que nacemos hasta que morimos. 

¡Disfrutémoslo!

 

Yo siempre esperé a la lechuza de Harry Potter. Estaba claro.

Geniales versos, yo también esperé la lechuza, y me encantaron sus hechizos, y las historias de brujas, la magia, y las hadas. Noelia es puta poesía, puro fuego, a cada paso que la descubro, más me sorprende su gran ingenio y vivaz poesía.

TierraDeAires

descarga

Yo siempre esperé a la lechuza de Harry Potter.
Estaba claro…
Imaginaba su color. Su densidad en el plumaje.
Ella tenía que definir mi cabeza traumática.
Pensaba cada día en la textura de la carta que llevaría en el pico.
El lugar en el que yo me encontraría para leerla.
Lo que le diría a mis padres. Pobres muggles.
La maleta que escogería para abandonar el mundo.
Lo que pensaría mientras regresaba a mi planeta.
Yo siempre esperé a la lechuza de Harry Potter.
Estaba claro…
Por qué yo no encajaba en la fila del cole.
Por qué me gustaba estar perdida en el aire de los sueños.
Por qué me enamoraba de los niños raros.
Por qué pasaba las horas constuyendo.
Por qué mi pelo no podía peinarse.
Por qué veía a las personas por dentro.
Por qué nunca caminaba recto.
Por qué lloraba, echando de menos
lugares inciertos.

Ver la entrada original 261 palabras más

Publicidad y sexualidad, ¿existe ética?

¿Desde cuándo se utiliza el cuerpo femenino para vender? ¿Es un concepto antiguo o moderno? Hoy, hablaremos sobre esta cuestión aquí, en Sexo: Dudas y más…

El concepto de la objetivación o cosificación de las mujeres surgió con el feminismo de segunda ola, así pues lleva presente desde los años 70, pero no es algo novedoso. En la Ilustración Francesa hubo una gran controversia sobre cual es la función de los pechos femeninos.

Concretamente, en la obra de teatro de Alexandre Guillaume M. de Moissy del año 1771 “La Verdadera Madre”, en la cual encontramos que la principal figura femenina recrimina a su marido que la considere como un mero objeto para su gratificación sexual: “¿Son tus sentidos tan burdos como para considerar estos pechos –respetables tesoros de la naturaleza – como simples adornos, destinados a ornamentar el pecho de las mujeres?”

Hablamos de hace unos 300 años, y seguimos en la misma tesitura. El cuerpo femenino es un territorio de consumo para la mirada masculina. Seguimos en lucha. Objetos sin sentimientos, sin decisión, que existen para complacer al varón en su afán de poder y de superioridad. El consumismo imperante y los medios de comunicación lejos de estar sensibilizados en esta materia,  se aprovechan de la situación para someter y ejercer violencia simbólica sobre nuestros cuerpos. La “pink tax”, la gordofobia, la pornografía como modelo de sexualidad o el techo de cristal son algunas de las violencias que encontramos sobre la mujer, pero la cosa se está yendo de madre.

¿Pero qué es la cosificación? Es el acto de representar o tratar a una persona como a un objeto (una cosa no pensante que puede ser usada como uno desee). La cosificación sexual consiste en representar o tratar a una persona como un objeto sexual, ignorando sus cualidades y habilidades intelectuales y personales y reduciéndolas a meros instrumentos para el deleite sexual de otra persona.

¿Cómo podemos reconocer la cosificación sexual? En algunos casos puede resultar obvia, pero en otros es menos evidente. Caroline Heldman, socióloga americana ha diseñado el Test del Objeto Sexual (TOS), que permite identificar la presencia de cosificación sexual en las imágenes ante una respuesta afirmativa a cualquiera de las siguientes 7 preguntas:

1) ¿La imagen muestra únicamente una parte o partes del cuerpo de la persona?

Si es así, y se muestra una única parte del cuerpo, se muestran sin cabeza, o se tapa la cara de la mujer, se despersonifica para crear una sensación de objeto sin sentimientos.

Una mujer sin cabeza, facilita verla como un simple objeto/cuerpo al borrar cualquier atisbo de individualidad que pudiera ser transmitido por la cara o sus ojo.

tom ford

 

Mostrar a las mujeres desde atrás, añade el punto de “violabilidad”, que no ayuda a crear una sociedad igualitaria:

ameri

2) ¿Muestra la imagen a una persona sexualizada que actúa como soporte para un objeto?

soporte 1  soporte 2

3) ¿Muestra la imagen a una persona sexualizada que puede ser intercambiada o renovada en cualquier momento?

La “intercambiabilidad” es algo común en publicidad que refuerza el concepto de que las mujeres (como las cosas), se pueden usar y tirar. Se elimina el valor de cada mujer de manera individual.

victorias_secret_models_2-wallpaper-2304x864

 

4) ¿Muestra la imagen a una persona sexualizada que está siendo vejada o humillada sin su consentimiento?

Estas imágenes no hace falta ni describirlas. Si intercambiásemos los roles, ¿qué pasaría?

vio 1bio2

En este anuncio una mujer está en el centro de lo que parece una violación grupal. En estos momentos de lucha por la igualdad, ¿de veras creen los publicistas que esto es ético? ¿donde están sus valores? 
bio3

5) ¿Sugiere la imagen que la característica definitoria de la persona es su disponibilidad sexual?

De nuevo, pensemos en un varón de esta guisa… ¿hasta dónde están dispuestos a llegar señores publicistas y diseñadores?

sex1

 

sex4

sex3

 

 

 

 

 

6) ¿Muestra la imagen a una persona sexualizada que puede ser usada como una mercancía?

 

En este anuncio de Renault Usados, vemos que se compara una mujer de 40 años y divorciada con un coche de segunda mano:

mer2

 

 

En esta otra, las mujeres pueden ser adquiridas en una máquina dispensadora:

mer7

 

7) ¿Trata la imagen el cuerpo de una persona sexualizada como si fuese un lienzo?

Los cuerpos de las mujeres en este caso tienen el fin de servir como soporte sobre el que escribir un mensaje. Lo peor es cuando nuestros gobiernos regionales permiten este tipo de publicidad para eventos de cualquier índole:

can1 can2

 

Como conclusión, podríamos señalar que en ocasiones este tipo de violencias y cosificación se encuentran tan normalizadas que apenas nos damos cuenta. Abrir los ojos, ponernos las gafas moradas, y buscar la igualdad efectiva y real de hombres y mujeres es trabajo de todas las personas de esta sociedad. Avancemos hacia un mundo justo, libre y positivo para todes.

Referencias bibliográficas e información encontrada en:

Diversex

¿Es la sexualidad una cuestión de disfrute individual? ¿Implica eso pasarlo bien con la pareja, tanto dentro como fuera de la alcoba? ¿Cómo saber si estoy con una persona compatible?

Cuando las personas (ya sea de forma individual o en pareja) llegan a consulta con problemas de deseo sexual, o debido a la rutina, una de las primeras cuestiones que surge es: “¿Es esto normal?” La respuesta dependerá de lo que esa persona considere “normal”, pero los cánones de la normalidad no han de ser la única vara de medir. Mientras que exista consentimiento y reciprocidad, todo lo que convenga una pareja en su intimidad estará bien.

Otra de las consultas que nos llegan con mucha frecuencia es sobre el bajo deseo y la compatibilidad. Una pista os podemos dar, la risa es una buena compañera. No nos referimos a que una persona se ría de la otra (obviamente), hablamos de compartir momentos de alegría, de compartir hechos graciosos, como los pedos vaginales, o que la erección decaiga. O una cara de deseo que nos produzca gracia.

La vida es mucho más placentera cuando la compartes con alguien que te hace reír, y no llorar. Las relaciones afectivas han de ser algo agradable, no doler.

Nos encontramos con falta de educación emocional en muchos aspectos. El control y gestión de las emociones es algo que parece complicado, pero se puede entrenar como el resto de aspectos de nuestra vida. El arte de amar, que le llama Eric Fromm: “Dar produce más felicidad que recibir, no porque sea una privación, sino porque en el acto de dar está la expresión de mi vitalidad”.

Amar no es únicamente recibir, es dar. El placer es vicario, cuando observo a mi pareja en pleno éxtasis o le proporciono placer, estoy sintiendo placer. Y muchas veces, en este mundo loco de la inmediatez, de esperar que los demás sean adivinos o que cumplan con sus (a veces desmesuradas) expectativas, hay que tomarse un momento para respirar, y dar. No solo recibir.

La cuestión del diversex, no está tanto en si nos hay risa, sino más bien en pasarlo bien, en disfrutar. La sexualidad humana puede ser disfrutada cuando existe consentimiento, atracción, amistad, cariño, amor, e intimidad. Con todos los medios de comunicación bombardeándonos con estereotipos de género, la cultura de la violación, la cosificación del cuerpo femenino y el amor romántico…  Esas cosas no nos ayudan a tener relaciones positivas, sanas y satisfactorias. Podemos trabajar en ello, hay herramientas y podemos cultivarlas, si no sabemos por nuestra cuenta, el libro El arte de amar de Eric Fromm nos puede dar pistas. También podemos consultar a una persona especialista en Sexología, terapia de pareja y educación sexual.

Si tienes problemas para conseguir que tu relación mantenga la “chispa”, dificultades de comunicación, o quieres saber más sobre sexualidad, tienes a tu disposición un equipo de profesionales de la Sexología, que estarán encantadas en poner toda su experiencia a tu servicio, para ello solo tienes que pinchar aquí